domingo, 13 de noviembre de 2016

El amor fraternal y M35



Durante las noches del frio mes de enero se alza sobre el horizonte la hermosa constelación de Géminis, una de las constelaciones zodiacales. Para llegar hasta M35 es necesario antes relatar la historia de dos hermanos gemelos que llevaron a la consagración divina de esta constelación.

El mito surge hace ya varios miles de años. Leda, la reina de Esparta estaba casada con el rey Tindeo. Como es habitual en este tipo de mitos, el Dios Zeus asombrado por la belleza de la reina empleo todas sus artimañas para poder tener relaciones con la reina. Esta, una tranquila mañana en la que estaba paseando, se le poso un hermoso cisne simulando escapar de las garras de un águila, no era ni más ni menos que el todopoderoso Zeus que finalmente conquisto a la reina. Esta misma noche también tuvo relaciones con su marido, el rey Tindeo.
 
Como consecuencia, la reina de Esparta concibió dos huevo de los que nacieron dos niños gemelos, Cástor y Polideuco (en la tradición romana seria conocido como Pólux) y del otro sus hermanas Helena y Clitemnestra. Los hermanos pesar de ser idénticos, eran de naturaleza diferente, Cástor era humano, por tanto mortal, mientras que Polideuco era inmortal. A pesar de ello, mostraron un fuerte amor fraternal. Sus vidas la dedicaron a oficios diferentes, mientras Càstor era un habilidoso domador de caballos, su hermano inmortal era un gran boxeador y atleta. A lo largo de sus vidas vivieron un sinfín de aventuras juntas; entre ellas, formaron parte de los Argonautas, un grupo de héroes que navegaron en busca del vellocino de oro. 

La última de sus hazañas llegó con una disputa con sus primos también gemelos Idas y Linceo ( herederos del reino de Mesenia) cuando Idas atravesó con su lanza al mortal de Cástor, que murió raudo en el acto. Como venganza, Polideuco mató a Linceo, atrayendo a su padre, Zeus, que fulminó a Idas con un rayo.

Tras la muerte de su hermano, Polideuco quiso renunciar a su condición de inmortal, ya que consideraba que no valía nada si no podía compartirla con Cástor, por lo que Zeus hizo un trato con Hades, acordando que ambos pasaran juntos seis meses en el infierno y otros seis en el Olimpo. Finalmente Poseidón los envió al cielo como protectores de los marineros, por los que sentían un gran aprecio desde su viaje con los Argonautas. De esta manera, los dos hermanos se convirtieron en mitos y con ello la divinidad eterna en el firmamento.

Amplias vivencias e historias fueron escritas de los famosos gemelos, pero eso será motivo de otras entrada. Desde el punto de vista astronómico, Càstor y Pólux son dos britallantes y hermosas estrellas que coronan la constelación, ambas de similar magnitud. La β Geminorum (Pólux), es estrella más brillante de la constelación (magnitud 1,16), una gigante naranja a 36 años luz del Sistema Solar. Mientras que α Geminorum (Cástor) es la segunda estrella más brillante de la constelación (magnitud visual 1,58). Se da la circunstancia de que Cástor es en realidad un sistema estelar múltiple de seis estrellas sólo discernibles con potentes telescopios. Pero con telescopios modestos es una de las dobles más bonitas que podemos contemplar. 


Para llegar a M35 tenemos que dirigir la mirada a la estrella Eta Geminorum (el pie de la constelación). Es un cúmulo que contiene varios miles de estrellas que ocupan un área extensa, similar a la de la luna llena. En condiciones favorables y en noches oscuras es fácilmente observable a simple vista (pero para ello es necesario alejarse de entornos urbanos de contaminación lumínica). Para que nos hagamos una idea, la luna más o menos ocupa una superfice en el cielo de aproximadamente 30 min de arco, es la superficie de cielo que ocuparía nuestro dedo pulgar si extendieramos nuestro brazo Sin embargo, como todo son ilusiones ópticas dadas por la distancia, su extensión real es ni más ni menos que de 24 años luz.


El cúmulo tiene una edad de entre 95 y 110 millones de años y contiene algunas estrellas que ya han abandonado la secuencia principal, entre las que se incluyen varias gigantes amarillas y naranjas. Por un telescopio de 200 mm se pueden observar más de 50 componentes, de un color blanco-azulado (este tipo de luz indica la juventud de estrellas jóvenes y masivas) pero también destacan algunas de color blanco-naranja, tal y como recojo en el dibujo realizado el 9 de enero del 2016.
Dibujo M35

Si dirigís vuestros telescopios o simplemente queréis alzar la vista a esta parte del cielo, no olvidar contemplar a Càstor y Pólux, al fin y al cabo gracias a ellos podemos decir que estamos en Géminis.

3 comentarios:

  1. Uno de los cúmulos abiertos mas bonitos que hasta ahora he observado. Esa estrella amarilla le da un toque muy elegante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre Damian,muy jugoso tu relato. Es un objeto que tengo en el debe todavía. Saludos y buenos cielos .
    Rodrigo.

    ResponderEliminar
  3. Hola. Gracias por entrar, si duda es un objeto que merece la pena disfrutarlo. Saludos

    ResponderEliminar